¿Podemos encontrar lecciones vitales, organizacionales y empresariales en las decisiones y acciones de los grandes estrategas y tratadistas militares de la antigüedad?

Strattegos es un esfuerzo por reconstruir la sabiduría de los líderes políticos y militares de la historia para la gerencia, el gobierno y el liderazgo contemporáneo.

Verbis: Jenofonte y la obediencia.

La obediencia voluntaria siempre es mejor que la forzada
— Jenofonte (431 - 354 A.C.)*

*Militar, historiador, político y pensador ateniense. Fue discípulo de Sócrates, escribió sobre los últimos años de la Guerra del Peloponeso, que llevarían a la derrota de su ciudad e incluso la muerte de su maestro, y combatió junto a los Diez Mil, el grupo de mercenarios griegos que acompañaron a Ciro el Joven en su reclamación y guerra civil contra su hermano Artajerjes II. El enfrentamiento familiar se decidió en la batalla de Cunaxa, en la que Ciro murió, aunque Artajerjes no pudo derrotar al ejército de su hermano. Los mercenarios sobrevivientes fueron traicionados por los persas, que les prometieron paso seguro de vuelta a Grecia y sus jefes fueron asesinados a traición. Jenofonte y otros tomaron el mando de la fuerza multinacional y la guiaron por las llanuras sirias y montañas del cáucaso hasta alcanzar el Mar Negro y desde allí, el viaje seguro a sus hogares en Grecia. Durante su expedición -descrita por el mismo Jenofonte en su Anábasis- los líderes tuvieron que hacer grandes esfuerzos por mantener la cohesión en una fuerza de mercenarios conformada por soldados de al menos media docena de ciudades, algunas con viejas peleas y luchas sin concluir. Los líderes de la expedición combinaron el carisma, la situación de emergencia y la disciplina militar que casi todos los contingentes tenían, para mantener el control y el ritmo de marcha y lucha necesario para que los Diez Mil se abrieran paso. Al final, la unión por necesidad de estos hombres permitió que siguieran voluntariamente a sus jefes circunstanciales hasta la seguridad. 

Verbis: Tucídides y la mente serena.

Lectio XXIV: Vencer con un golpe indirecto.

0