¿Podemos encontrar lecciones vitales, organizacionales y empresariales en las decisiones y acciones de los grandes estrategas y tratadistas militares de la antigüedad?

Strattegos es un esfuerzo por reconstruir la sabiduría de los líderes políticos y militares de la historia para la gerencia, el gobierno y el liderazgo contemporáneo.

Interim VI: Cómo diferenciar entre amigos y aduladores.

  Plutarco en un grabado de una edición de sus obras.

Plutarco en un grabado de una edición de sus obras.

Un adulador puede ser mucho más peligroso que un enconado enemigo. Pocas cosas pueden ser tan perjudiciales para un líder que estar rodeado de aduladores que, por un lado, solo le dicen lo que quiere oír, y por otro, solo cuidan y promueven sus intereses.

Por eso Plutarco le dedicó todo un tratado a los aduladores. En efecto, no solo es fundamental para un líder saber cómo identificarlos y tratar con ellos, también es importante conocer cómo diferenciarlos de un buen consejero o amigo.

En "Cómo distinguir a un adulador de un amigo", una de las obras sobre moralidad y costumbres de Plutarco, el historiador y filósofo griego presenta varias ideas sobre cómo identificar a los aduladores y diferenciarlos de los amigos y buenos consejeros.

  • Elogios sospechosos: en general, la primera pista para distinguir a un adulador es su disposición a apoyar todas las ideas y elogiar todas las decisiones de un líder. Los aduladores suelen construir sus posiciones de poder alimentando el ego de sus jefes o compañeros, por eso su principal herramienta, y en ocasiones la única, son las adulaciones indiscriminadas y sistemáticas. Dice Plutarco que "no necesito un amigo que se cambie y asienta conmigo (pues mi sombra hace mejor esas cosas), sino que diga la verdad conmigo y que me ayude a decidir".
  • Lo peor de las personas: los aduladores no solo aprueban todo, sino que suelen disponerse a apoyar e incentivar lo peor de sus adulados. El adulador, al no ser un verdadero amigo, tiende a imitar los vicios, no las virtudes; se alegra por todo, no censura nada de importancia; alcahuetea los deseos más bajos del adulado. Dice Plutarco que "el verdadero amigo no está dispuesto a alabarlo todo, sino, solo lo mejor".
  • Humildad ficticia: las mejores adulaciones son las que vienen del detrimento ficticio del adulador. El adulador siempre dirá tener mayores defectos que el adulado, pero nunca que lo supera en alguna de sus virtudes. Esta es una estrategia común entre aduladores porque dala impresión al adulado de la sinceridad del adulador ¿por qué diría algo en detrimento propio si no lo siente de verdad? se preguntan los adulados. Esta es una señal importante para identificar a un adulador.
  • Los réditos de las victorias: los aduladores serán siempre los primeros en elogiar una victoria de su compañero o líder y probablemente asumirán alguna responsabilidad indirecta sobre el éxito. En general, los amigos evitarán felicitar de forma directa; los aduladores no dejarán pasar l oportunidad de ganar sobre su ascendencia con el adulado. Dice Plutarco que los amigos "se complacen y alegran en su mismo acto de agradecer y hacer bien".

Verbis: Virgilio y exceder las fuerzas propias.

Verbis: Salustio y la impaciencia.

0