¿Podemos encontrar lecciones vitales, organizacionales y empresariales en las decisiones y acciones de los grandes estrategas y tratadistas militares de la antigüedad?

Strattegos es un esfuerzo por reconstruir la sabiduría de los líderes políticos y militares de la historia para la gerencia, el gobierno y el liderazgo contemporáneo.

Interim V: Los errores de los mejores.

  Ilustración de Cayo Julio César durante su campaña en las galias.

Ilustración de Cayo Julio César durante su campaña en las galias.

No hay nada en la experiencia humana -con la excepción de la muerte- tan democrático como errar. Las equivocaciones las viven todos, desde el insignificante y el torpe, hasta el poderoso y el genio. Precisamente vale reconocer los errores en los exaltados líderes de la antigüedad, una prueba a su influencia y sobre todo, una lección actual para evitar o que produjo sus derrotas.

>El buen alumno de Aníbal: el 19 de octubre del año 202 A.C. el gran general cartaginés Aníbal Barca se encontró en las llanuras africanas frente a las fuerzas del joven general romano Publio Cornelio Escipión. En Zama enfrentaron sus ejércitos y luego de una cruenta batalla, Escipión se impuso al que para muchos era un enemigo invencible y logró la rendición de los odiados cartagineses, dando por terminada la Segunda Guerra Púnica. Derrotar al genial Aníbal no había sido sencillo y Escipión había tenido que aprender desde su juventud y buena parte de su carrera a cómo enfrentar a los cartagineses. En efecto, Escipión combatió en las batallas del río Trevia y el desastre de Cannas en las que los romanos fueron derrotados por Aníbal. No solo eso, Escipión debió servir en la Hispania cartaginesa desbaratando las alianzas y el control de la familia Barca mientras Aníbal estaba en Italia. Finalmente, cuando por fin invadió África Escipión aplicó las mismas tácticas que Aníbal había estado probando en Italia por más de una década sin lograr la victoria sobre Roma. Primero, utilizó las desavenencias locales para conseguir aliados en las ciudades que buscando independencia traicionaban a Cartago. Luego de esto, amenazó a la misma capital púnica para que por miedo, los senadores cartagineses llamaran a Aníbal y a su ejército a defenderlos. Aníbal abandonó Italia, dejando todas sus conquistas y avances para que Roma las recuperara. En Zama enfrentó a Escipión, que usó una disposición de tropas similar a la aplicada por Aníbal a los romanos en Cannas, buscando un doble flanqueo con la caballería mientras distraía a su enemigo en el centro. Publio Cornelio Escipión derrotó a Aníbal y a Cartago usando las lecciones que el miso general cartaginés llevaba enseñándole por años. 

>Las órdenes confusas de César: durante su increíble campaña para conquistar las galias Cayo Julio César se enfrentó en varias ocasiones a dificultades y fatigas, pero solo en la localidad de Gergovia encontraría una derrota frente a los galos con implicaciones tácticas y estratégicas. En efecto, mientras asediaba al ejército del líder Vencingétorix en la ciudad de Gergovia, César intentó ampliar el control sobre una colina fortificada que le daba una ventaja sobre el campamento enemigo. Envió a una de sus legiones a tomar el punto, pero una vez fuera asegurado, la orden de retirada fue confundida por sus hombres como un llamado a avanzar. Los envalentonados romanos se lanzaron a las puertas de Gergovia en donde un gran destacamento galo los interceptó. César, viendo que sus hombres combatían en situación desventajosa, envió a un contingente de aliados galos a ayudarlos, pero los legionarios los tomaron por más enemigos, confundidos en el caos de la batalla por su indumentaria y aunque se retiraron en orden, dejaron unos mil muertos en el campo. La derrota no solo entusiasmó a los galos situados, sino que llevaría a un levantamiento general de la inestable galia en contra de César. El general romano se impondría al final unos meses después, pero no sin mucho trabajo.

Lectio XXI: Zanahorias y garrotes.

Verbis: Publio Cornelio Escipión y los vicios.

0