¿Podemos encontrar lecciones vitales, organizacionales y empresariales en las decisiones y acciones de los grandes estrategas y tratadistas militares de la antigüedad?

Strattegos es un esfuerzo por reconstruir la sabiduría de los líderes políticos y militares de la historia para la gerencia, el gobierno y el liderazgo contemporáneo.

Interim II: Las claves de un buen plan.

Planear bien un esfuerzo humano lo es todo. El éxito de las más ambiciosas campañas, empresas y proyectos están en las disposiciones que se tomaron a la hora de planearlo. En este caso, un plan se puede ver como una serie de pasos y reglas específicas estimadas en un orden que, se cree, llevarán a cumplir unos objetivos establecidos.

Los más grandes generales y políticos de la antigüedad fueron ante todo, grandes planeadores, combinando tres características personales y cuatro claves sustanciales que les permitieron construir los planes que los llevaron a la victoria.

a. Tres características personales.

>Visión de futuro: la habilidad de reconocer, siempre con los pies sobre la tierra, lo que se puede y lo que no se puede lograr. La visión de lo que vendrá permite hacer planes más realistas y que pueden adelantarse a los imprevistos de la implementación. 

>Honestidad propia: permite, por ejemplo, evaluar las fuerzas y recursos propios con realismo. Es una mezcla de humildad con pragmatismo que lleva a ponerse objetivos y a establecer pasos más claros.

>Atención para la fricción: la fricción es, en palabras de Carl Von Clausewitz, el efecto de la realidad sobre lo que los hombres planean. Es el pantano en el camino tomado, la lluvia inesperada que cae sobre la marcha. La fricción hace parte de los elementos constitutivos de cualquier esfuerzo organizado y no debería ser motivo de desesperación.

b. Cuatro claves sustanciales.

>Objetivos claros: una meta, un lugar a donde llegar. Realista, claro e inspirador. Un objetivo debe ser todas estas cosas para dar sentido a un Plan. Sugerir una ruta de acción solo con su definición e inspirar a quienes vayan a alcanzarlo. Su claridad debe evitar la dispersión y permitir que al conseguirlo, se pueda dar por terminada la implementación del Plan.

>Asignación de roles: una legión romana tenía en promedio 5.500 hombres que se subdividían en diez cohortes de unos quinientos legionarios y cada una de estas en seis centuarias de ochenta. Cada división contaba con un comandante, un lugar en el despliegue de batalla, unas ordenes sobre cómo movilizar a sus hombres. Un ejército romano en pie de guerra podía sumar desde cuatro hasta veinte legiones en promedio. Sun-Tzu decía que mandar a muchos es igual a mandar pocos, es solo una cuestión de organización. Así, definir quién es quién en un plan determina que en la implementación cada uno sepa qué debe hacer.

>Delimitación de recursos: Cicerón solía bromear con el papel del dinero en la guerra, en sus cartas a su amigo Ática señalaba que todas las demás disposiciones previas a una guerra palidecían frente al papel del oro. En efecto, los recursos puestos a disposición de implementar un plan suponen la sustancia vital para llevar a realidad lo que está en el papel o la cabeza del líder. Por supuesto, hablar de "recursos" debe superar el dinero, y tener en cuenta a los hombres, su experiencia o técnica, la moral, entre otros elementos como recursos.

>Considerar la fricción: un plan es el esfuerzo de los hombres por doblar la realidad a su ambición. De forma inevitable, dice Carl Von Clausewitz, esto encontrará fricción, los eventos inesperados, las dificultades u oportunidades fuera de la previsión de todos. En definitiva, el azar. Un buen plan debe considerarlo, intentar prepararse para afrontarlo y en el peor de los casos, disponer de recursos para asumirlo.

  Busto de Heródoto de Halicarnaso, el primer historiador del mundo griego.

Busto de Heródoto de Halicarnaso, el primer historiador del mundo griego.

Mira hasta el final, sea lo que fuere lo que estés contemplando. a menudo dios otorga al hombre un breve instante de felicidad, para luego arruinarlo por completo
— Heródoto (484 - 425 a.c.)
  Retrato de Carl Von Clausewitz, tratadista militar prusiano.

Retrato de Carl Von Clausewitz, tratadista militar prusiano.

Hay pocos hombres -y constituyen las excepciones- capaces de pensar y sentir más allá del momento presente
— Carl Von Clausewitz (1780 - 1831)

Verbis: Jenofonte y el ejemplo de los jefes.

Lectio XIII: Los riesgos de ganar.

0