¿Podemos encontrar lecciones vitales, organizacionales y empresariales en las decisiones y acciones de los grandes estrategas y tratadistas militares de la antigüedad?

Strattegos es un esfuerzo por reconstruir la sabiduría de los líderes políticos y militares de la historia para la gerencia, el gobierno y el liderazgo contemporáneo.

Verbis: Cicerón y los enemigos a la sombra.

Las enemistades ocultas y silenciosas, son peores que las abiertas y declaradas
— Marco Tulio Cicerón (106-43 A.C)*

*Uno de los más prestigiosos oradores, tratadistas y políticos de finales de la República romana, Marco Tulio Cicerón nació en una familia provinciana y escaló la carrera política de la ciudad con talento, trabajo y un poco de arribismo. Bastante presto él mismo a recibir las adulaciones, siempre reconoció el valor de las amistades e incluso se conserva buena parte de su correspondencia con su mejor amigo Ático, que vivió casi toda su vida en Grecia. El momento más brillante de la carrera de Cicerón -él mismo lo reconocía así- fue durante la conspiración de Catilina, un noble caído en desgracia que intentó tomarse el poder de Roma con la ayuda de algunos líderes del partido de los "populares". Cicerón conoció de la conjura y desenmascaró a sus miembros en una serie de discursos en el Senado durante el año de su consulado, en el 63 A.C. Cicerón siguió desempeñando un papel relevante en la política romana, pero en la creciente tensión de la ciudad y la participación en la contienda de generales con cada vez más dinero y tropas a su disposición, el orador pasó a ser poco más que un adorno viejo de Foro y el Senado. Su última intervención en los designios romanos vino con sus "filipicas", la serie de discursos en el Senado para oponerse al Cónsul Marco Antonio, y un acercamiento a Octaviano, heredero del asesinado Cayo Julio César. Pero sus palabras solo lograron ganarle un enemigo en el peligroso Antonio y cuando este y Octavieno constituyeron junto a Lépido el segundo Triunvirato -por el que se repartían el poder de la República- Antonio pidió la cabeza de Cicerón. El ahora viejo político murió con honor: disponiendo el cuello a sus asesinos.

Verbis: Solón y la dirección de los obedientes.

Lectio IX: Los peligros de hacerle sombra al Rey.

0